Atascos en tuberías. Cómo prevenirlos

Atasco de tuberíasComo llevábamos un tiempo sin pasar por aquí, nos ha parecido buena idea retomar el blog con algunos consejos de prevención para que no se os atasquen las tuberías.

Así que si no quieres tener que llamarnos lee atentamente por qué se producen atascos en las tuberías de tu casa y cómo puedes evitarlo. Si ya es tarde para ti y las tienes como la M-30 en hora punta, te invitamos a leer el siguiente post de esta serie.

Causas fuera de nuestro alcance

Hay una serie de causas por las que una tubería puede atascarse y de las que las personas normales y corrientes no tenemos culpa. Algunas de ellas son:

Tuberías con poca pendiente

Es de lógica que cuanta más corta sea una tubería y menos espacio tenga, será más probable que se atasque.

Instalaciones antiguas

Con el paso del tiempo las tuberías cuentan con más adherencia y pierden homogeneidad, lo que hace que el tránsito de agua se haga más complicado, deslizándose con mayor dificultad.

Echando raíces

Cuando una tubería se halla cerca de zonas ajardinadas, es muy normal el crecimiento de raíces. Ni qué decir tiene el efecto que esto causa cuando se cuelan en nuestras tuberías…

Cómo evitar el atasco de las tuberías

Como las causas antes citadas no podemos controlarlas, ofrecemos a continuación una serie de consejos para evitar los malditos atrancos:

  • No tirar pelos en los fregaderos y lavabos, tampoco comida, papel ni jabones degradables.
  • Cuando acabemos de cocinar, no tirar aceite ni otras grasas por el desagüe, hay soluciones más sostenibles como echarlos en un bote y llevarlos a un punto limpio.
  • Verter una olla de agua hirviendo en todos los lavabos y fregaderos de la casa semanalmente. Hará que la grasa acumulada se vaya fundiendo.
  • Limpieza de los tapones con más frecuencia. Es donde más pelos se acumulan.
  • Que el único papel que echemos en el WC sea el papel higiénico. 

Esperamos que os hayan servido estos consejos para evitar el atasco de vuestras tuberías. En caso contrario, hablaremos de cómo desatascarlas en el próximo post.

Si no puedes aguantar hasta entonces, te tocará llamar a un fontanero.
Hasta la próxima, amigos 🙂

Imagen ilustrativa
Esta imagen tiene Algunos derechos reservados.
Gracias a Daquella Manera por la imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s