Post invitado: Cómo financiar el cambio de caldera

Cómo pagar nuestro cambio de caldera

En la recta final del verano (aunque el calor se empeñe en aguantar unas semanas más) los aires acondicionados se van apagando, el consumo energético entra en una etapa de estabilidad a causa de las temperaturas más suaves que nos acompañan y empezamos a poner la vista en el invierno.

¿Estamos preparados para el frío?

Si eres de los que hace tiempo que lo vienes pensando, tal vez sea ahora una etapa excelente para emprender el Plan Renove que tanto necesita tu caldera para ganar en eficiencia y seguridad.

Hoy en día existen multitud de planes a los que acogerse para financiar esta inversión en bienestar, sostenibilidad y seguridad que acostumbra a caer en nuestra lista de prioridades y cambios a hacer en el hogar hasta que es demasiado tarde.

No pasemos frío

No esperemos a que se estropee la caldera actual para comprarnos una nueva, porque como bien sabremos y siguiendo la famosa ley de Murphy, la caldera se va a estropear justamente en la semana más fría del año, cuando las empresas estén desbordadas de solicitudes y tengamos que esperar unos días de más para volver a tener la calefacción en marcha.

¿Cómo financiamos el Plan Renove?

Ya adelantábamos antes que existen muchas y variadas ayudas por parte de las empresas por renovarnos la antigua caldera por una nueva.

Sino, una moda que se está extendiendo poco a poco es la de solicitar pequeños créditos online que se conceden en periodos de menos de 24 horas y que sirven para tapar esos huecos que los imprevistos dejan. De este modo, evitamos entrar en números rojos y podemos devolver este pequeño préstamo en menos de un mes, una vez volvamos a cobrar la nómina y tengamos de nuevo liquidez.

Porque no siempre pedir un crédito significa burocracia y periodos de devolución prolongados, puede ser algo mucho más ágil y directo. Si nos convienen entre 100€ y 500€ por ejemplo, esta puede ser una excelente alternativa que tal vez no conozcáis.

¿Ahora o más adelante?

Sin duda, mucho mejor ahora, de modo que nos anticipemos a la época en que tengamos más posibilidades de sufrir una avería. Además, aprovechando estos meses entre las vacaciones de verano y de navidad, seguramente tengamos una mayor liquidez en nuestras cuentas, por lo que aprovechar para realizar la inversión podría ser una forma inteligente de gestionar la economía doméstica.

Foto ilustrativa: Fotolia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s