Cómo arreglar una cisterna

Arreglar cisterna

Es sencillo reparar la cisterna si se os ha averiado

El post de la semana pasada sobre cómo cambiar un termostato antiguo por uno digital, nos ha hecho reflexionar acerca de este tipo de artículos de reparaciones, por lo que hemos decidido explicaros cómo reparar una cisterna.

Para que entendáis lo que debéis hacer, es preciso que sepáis las partes de que está compuesta esta parte importante del WC. Consta, principalmente, de:

  • La tapa.
  • El cuerpo.
  • Dependiendo del tipo de cisterna, tirador o pulsador (es la parte con la que las personas interactuamos para tirar de la cadena).
  • El descargador o válvula, una pieza con forma de cilindro que se encarga de abrir y cerrar el paso del agua entre la cisterna y la taza.
  • La válvula de entrada y el flotador, ambas partes integrantes del sistema de llenado.

Antes de contaros las posibles razones por las que una cisterna puede estar averiada, conviene recordar que lo primero que debemos a hacer antes de ponernos a toquetear el sistema, es cerrar la llave de paso.

Y ahora sí, aquí tenéis las piezas que pueden presentar problemas y a partir de las cuáles debemos proceder de una manera u otra…

El descargador

Se trata de la gomita que cierra el paso de agua. En ocasiones ocurre que se gasta o se rompe. Para sustituirla vaciaremos previamente la cisterna del todo y quitaremos el descargador.

La válvula

Os va a parecer laborioso, pero es muy sencillo. Debéis desinstalar el sistema de entrada (está al lado de la cisterna, generalmente). Sacad el mecanismo y sustituidlo por uno nuevo. Es conveniente que utilicéis cinta de teflón (alguna vez os hemos hablado de sus propiedades aislantes y resistentes y cómo podemos usarlo en la instalación de columnas hidromasaje, por ejemplo) justo donde va la tuerca que une válvula y tubería.

El flotador

En este caso tendríamos que desmontar este aparato, sustituirlo por uno del mismo modelo y regularlo bien. Esta última operación la realizaremos intentando doblar la varilla.

¿Has cambiado ya tu cisterna?

Imagen ilustrativa
Gracias a . SantiMB . por la imagen.

Cómo calentar nuestro cuarto de baño

Sistemas de calefacción para el baño

Es importante mantener una temperatura estándar en nuestro baño

Llevamos todo el santo verano hablando de piscinas y de aparatos de aire acondicionado, y no era para menos… supusimos que era lo que más os apetecería leer. Pero lo cierto es que hace un par de semanas empezó estrictamente el otoño y hay momentos del día en que no nos sobra la chaqueta ni los pantalones largos.

Con el otoño viene el frío, y con el frío las sensaciones desagradables. Seguro que sabéis de qué estamos hablando. Eso es: hablamos del momento en que entramos en nuestro cuarto de baño a primera hora de la mañana y nos sentimos como si acabáramos de abrir el congelador, y no para degustar un rico helado precisamente.

En el post de hoy hemos recopilado las que son, a nuestro parecer, las mejores formas de calentar nuestro baño.

Radiadores eléctricos

Una de las principales ventajas de esta solución es que puede utilizarse y dejar de utilizarse de manera individual. ¿Un posible inconveniente? El gasto eléctrico que generan.

Turbocalefactores

Son aparatos que no ocupan demasiado, puesto que su tamaño es reducido, lo cual se agradece dado que el cuarto de baño suele ser la estancia más pequeña de la casa.

Su principal ventaja es que calientan la estancia en poco tiempo, pero su inconveniente más importante es que gastan demasiada energía. Es por esto que recomendamos que os gastéis un poquito más y los compréis de calificación energética A o mayor.

Radiadores toallero

Estos se están poniendo muy de moda, de hecho existen en el mercado muchísimos diseños entre los que elegir que, además, suelen ser funcionales (generalmente la gente utiliza este tipo de “tenderete” para secar la ropa en invierno). Eso sí, principalmente los encontramos de dos tipos:

  • Radiadores toallero eléctricos: se caracterizan por que se conectan directamente a la red eléctrica mediante un enchufe.
  • Radiadores toallero de gas: su instalación es más complicada.

Como era de esperar con todo este tema de la eficiencia energética y las mejoras tecnológicas, cada vez son más los radiadores toalleros de bajo consumo que salen al mercado, así como aquellos que pueden ser controlados mediante WiFi o que cuentan con sensores de presencia y alarmas anti-incendio.

Estos son nuestros favoritos, ¿qué sistemas de calefacción para el cuarto de baño son los vuestros?

Imagen ilustrativa
Gracias a Eneas de Troya por la imagen.

Cómo elegir una mampara

Cómo elegir una mampara

Una mampara de hoja corredera

¿Recordáis que el otro día os explicábamos las ventajas de poner una mampara en vuestro cuarto de baño? Genial. Ahora que gracias a nuestro convincente post habéis decidido instalarla, ¿no sería necesario conocer los tipos de mampara que hay en el mercado? Porque hay una gran variedad dependiendo de los materiales con que están fabricadas y el número de hojas.

En el post de hoy os detallamos los tipos de mampara que existen teniendo en cuenta estos aspectos, que seguro que ya estáis decididos a cambiar esas feas e incómodas cortinas de plástico…

Materiales

Vidrio templado

Estamos hablando del cristal de toda la vida, ese material que en las mamparas debe estar hecho con paneles securizados (más que nada para que no nos cortemos si se rompen) y que quizá os saldrán un pelín más caros.

Este tipo de material puede presentar un mayor o un menor grado de transparencia con el fin de crear más o menos intimidad (esto ya al gusto de cada uno), pero podéis encontrar en el mercado mamparas de muy variado diseño. Sin embargo, como siempre decimos, a mayor simplicidad y transparencia, mayor será la sensación de espacio.

Material acrílico

Es muy adaptable, hasta el punto de que se amolda perfectamente a platos de ducha circulares. Es también un material muy ligero, y si queremos invertir algo menos en una mampara, es el material idóneo.

Número de hojas

Mampara de una hoja

Esta se fija a la pared mediante bisagras, formando una sola pieza. Gracias a estas bisagras, funciona como una puerta de toda la vida, a veces ni siquiera hace falta que la “abras” para acceder al espacio de ducha. Se abre hacia un lado.

Mampara de hoja batiente

Es igual que la anterior, la diferencia es que se puede mover hacia ambos lados (como las puertas de los bares del oeste), siempre y cuando esté fijada utilizando un perfil de aluminio. Si contara con una bisagra solo se movería hacia un lado.

Mampara de hoja corredera

Las hojas se solapan para poder acceder y se vuelven a desplegar mientras nos duchamos. Recomendamos utilizar este modelo en platos de ducha, pues en bañeras la limpieza se hace mucho más complicada. Es una opción más cara que las anteriores.

Mampara con hoja plegable

Su funcionamiento consiste en dos o más hojas que se despliegan y repliegan sobre sí mismas a gusto del usuario. Se aprovecha así muy bien el espacio, sobre todo en cuartos de baño pequeños, que es donde se suelen utilizar.

¿Habéis elegido ya la mampara adecuada?

Imagen ilustrativa
Gracias a Sergio Pena Corpa por la imagen.