Sale poca agua del grifo, ¿por qué?

Sale poca agua del grifoHoy titulamos así el post porque vamos a hablaros de un problema común que suele presentarse en las casas de zonas con mucha cal: la salida del agua a poca presión del grifo. Pero este problema no siempre se debe a la cal ni se da solamente en estas zonas. A veces también ocurre que las piezas internas del grifo pueden estar dañadas o que se han obstruido por cualquier otra razón.

Hemos consultado diversas páginas de hogar en Internet y hemos visto que muchas personas han tenido o tienen este problema y hoy os queríamos explicar por qué puede estar saliendo poca agua de vuestro grifo y su posible solución. Aunque como siempre recomendamos, lo mejor es que llaméis a un profesional si no queréis dañar el grifo entero y al final os salga más caro.

Obstrucción de la llave de paso

Posiblemente esta causa es la de menor importancia. Lo que sí es importante es fijarse bien si sólo os pasa con el agua caliente o el agua fría, u os ocurre con las dos. Si os ocurre solo con el agua caliente o solo con el agua fría, posiblemente sea porque se ha taponado la llave de paso de ese tipo de agua.

La solución pasa por cerrar la llave, soltar el latiguillo del grifo (es el tubo que podéis encontrar debajo del lavabo o el fregadero) y retirar con la mano los elementos que la están obstruyendo.

Obstrucción o mal estado del latiguillo

Este problema también haría que o bien agua fría o bien agua caliente fuese la que está dando problemas y no las dos a la vez, ya que cada una tiene su propio latiguillo.

Si el latiguillo estuviera taponado, intentad retirar como podáis aquello que lo está obstruyendo. En el caso de que no pudierais limpiarlo o si el problema es que el latiguillo está estropeado, nuestro consejo es que lo cambiéis entero (podéis encontrar estos tubos en ferreterías y tiendas del hogar o fontanería).

En cualquier caso, cuando este problema se dé porque vivís en zonas con mucha cal, lo mejor será que compréis un descalcificador, de esta forma os ahorrareis futuras averías y mucho dinero en la factura del gas, ya que conseguiréis agua descalcificada (sin cal) que tarda menos en calentarse.

Rotura de piezas internas

Hay piezas internas del grifo susceptibles de romperse como es el caso del cartucho (es la pieza alargada que se sitúa entre el asa o manija que usamos para abrir el agua y el resto del grifo). En este caso la solución es sustituir esta pieza, que también podréis encontrar en tiendas especializadas.

¿Y si fuera un problema en toda la casa?

No hemos contemplado hasta ahora que este problema se diera en todos los grifos de la casa. En este caso sí que sería un problema de cal, y el problema lo tendríais en el calentador (en este caso suele darse el problema que venimos comentando solo en la salida de agua caliente, obviamente). Al tratarse de un aparato mayor y más complicado, deberíais llamar a un fontanero.

¿Podemos ayudarte?

Si sale poca agua de tus grifos podemos ayudarte

Imagen ilustrativa
Gracias a Rocío Lara por la imagen.

Cómo arreglar una cisterna sin pifiarla

Cómo arreglar la cisterna del WC

Es sencillo reparar una cisterna

Seguro que habéis presionado el botón de la cisterna en exceso o habéis intentado sacarlo del agujerito donde generalmente tiene que ir ubicado. El caso es que el WC empieza a emitir un sonido que no para y que es bastante estresante, y si cotilleamos un poco dentro de la cisterna veremos que hay un hilillo de agua que no deja de caer. Conclusión: tenemos una fuga en la cisterna.

En el post de hoy os vamos a explicar cómo arreglar una cisterna para salir del paso, aunque insistimos en que por muy manitas que seáis, os va a tocar llamar a un fontanero si no queréis que a la larga vuestras cisternas se estropeen porque alguien sin experiencia ni las herramientas adecuadas ha estado toqueteando el mecanismo. A continuación os contamos los tres problemas generales que se pueden presentar en una cisterna averiada.

Estado del flotador

Abrimos la tapa (no vamos a explicar cómo abrirla ya que cada WC es un mundo y para esto tampoco hace falta ser el fontanero número 1 del sector) y nos fijaremos en cómo se encuentra el flotador. A veces sucede que el flotador está mal enroscado y que es necesario apretar el tornillo que lo sujeta.

Una zapata antigua

Vaciado de la cisterna

Cuando el paso anterior falla, es decir, cuando vemos que el flotador está bien sujeto, pasamos a realizar otra prueba. Cerramos la llave de paso del inodoro (no la general) y vaciamos la cisterna.

Retirada de la válvula de entrada de agua y cambio de zapata

Se trata del artilugio que hay dentro de la cisterna y que está formado por un brazo y un flotador. Desenroscamos la tuerca de plástico que hay encima de la válvula y quitamos la zapata.

Puede que sea que la zapata está vieja y que por eso se estén dando las fugas. En este caso se tiene que cambiar la zapata y hacer una prueba tirando de la cadena, para asegurarnos de que está todo correctamente.

Válvula de salida estropeada

Se desmonta la válvula de salida, ¿cómo? La giramos completamente y luego retiramos el pistón. Vemos que debajo cuenta con una zapata de goma, que es la que abre siempre el paso del agua al inodoro. Desenroscamos la tuerca que la sujeta y la cambiamos por una nueva, como en el caso anterior, pero recordemos que se trata de la válvula de salida, no la de entrada.

De todos modos, para evitar que tengáis que toquetear y hurgar en vuestras cisternas sin la experiencia y las herramientas necesarias, recomendamos una revisión periódica de todos estos elementos con el fin de evitar averías.

¿Sigues todos estos pasos para arreglar la cisterna?

Imagen ilustrativa
Gracias a . SantiMB . por la imagen.

Cómo mantener las cañerías

Cómo mantener las cañeríasToda cañería necesita de una limpieza y de un mantenimiento constantes, de lo contrario acaban presentando malos olores y produciendo ruidos extraños.

En ocasiones, la causa de esto es el estado del sifón y su revisión. Pero en otras, se debe a la mera acumulación de suciedad y burbujas de aire debido al cierre de la llave de paso cuando pasamos periodos de tiempo más o menos largos fuera de casa.

Malos olores a causa del sifón

El sifón se encuentra entre el desagüe y la tubería, y su objetivo es mantener una barrera de agua con el fin de evitar que salgan los malos olores al exterior y sean devueltos a las cloacas. Sin embargo, si los restos se acumulan en el “codo” del sifón, al descomponerse acaban generando malos olores que se propagarán por toda la casa. Es por ello que se hace necesario quitar el tapón del sifón una vez al mes para limpiarlo por dentro.

Existen tres tipos de sifón:

  • Sifón con tapón de registro: Es el más fácil de limpiar, ya que el tapón lo tiene en la base de la curva o codo.
  • Sifón de botella: Es el más complejo de todos los tipos que estamos citando. Tiene forma de cilindro, y para limpiarlo necesitamos aflojar un tornillo y extraer la base. Recomendamos cambiar la junta cada vez que hagamos revisión del sifón.
  • Sifón integral: Tiene una forma curvada y cuenta con dos tuercas que unen WC y tubería. Su limpieza es más complicada, ya que es necesario desmontarlo entero. Las juntas no deberían estar deterioradas… en caso contrario, habría que cambiarlas.

Malos olores por evaporación

Ocurre que cuando nos vamos de vacaciones y dejamos la casa sola varios días cerramos la llave de paso. El agua del sifón no se renueva y se evapora, provocando así los malos olores. La solución a este problema pasa por abrir la llave y dejar pasar el agua.

Otra posible solución sería echar por el WC o el desagüe media taza de bicarbonato, una de vinagre y un par de agua caliente. Después, una cazuela con agua hirviendo. Ya explicamos en su día cómo desatascar una tubería, por si os lo perdisteis.

Ruidos molestos

Cuando después de mucho tiempo abrimos las llaves de paso, normalmente entra aire en las cañerías. De esta manera, cuando abrimos los grifos escuchamos “cosas raras”, incluso en ocasiones los primeros chorros de agua salen turbios porque arrastran todas las burbujas de aire de las tuberías (esto es lo que produce los ruidos) y la suciedad y el óxido acumulados (turbiedad del agua).

La solución es purgar las cañerías, y esto se hace siguiendo los siguientes pasos:

  1. Cerrar la llave de paso.
  2. Abrir todos los grifos de la casa.
  3. Sin cerrar los grifos, volver a abrir la llave de paso.
  4. Dejar correr el agua, expulsando a su paso todo el aire acumulado en las cañerías.
  5. Ir cerrando los grifos uno a uno.

Existen varios métodos para purgar las cañerías, pero este es el que nos ha parecido más sencillo de explicar y comprender.

¿Cómo mantenéis vosotros vuestras cañerías?

Fuente de la imagen: SXC