Cómo arreglar una cisterna

Arreglar cisterna

Es sencillo reparar la cisterna si se os ha averiado

El post de la semana pasada sobre cómo cambiar un termostato antiguo por uno digital, nos ha hecho reflexionar acerca de este tipo de artículos de reparaciones, por lo que hemos decidido explicaros cómo reparar una cisterna.

Para que entendáis lo que debéis hacer, es preciso que sepáis las partes de que está compuesta esta parte importante del WC. Consta, principalmente, de:

  • La tapa.
  • El cuerpo.
  • Dependiendo del tipo de cisterna, tirador o pulsador (es la parte con la que las personas interactuamos para tirar de la cadena).
  • El descargador o válvula, una pieza con forma de cilindro que se encarga de abrir y cerrar el paso del agua entre la cisterna y la taza.
  • La válvula de entrada y el flotador, ambas partes integrantes del sistema de llenado.

Antes de contaros las posibles razones por las que una cisterna puede estar averiada, conviene recordar que lo primero que debemos a hacer antes de ponernos a toquetear el sistema, es cerrar la llave de paso.

Y ahora sí, aquí tenéis las piezas que pueden presentar problemas y a partir de las cuáles debemos proceder de una manera u otra…

El descargador

Se trata de la gomita que cierra el paso de agua. En ocasiones ocurre que se gasta o se rompe. Para sustituirla vaciaremos previamente la cisterna del todo y quitaremos el descargador.

La válvula

Os va a parecer laborioso, pero es muy sencillo. Debéis desinstalar el sistema de entrada (está al lado de la cisterna, generalmente). Sacad el mecanismo y sustituidlo por uno nuevo. Es conveniente que utilicéis cinta de teflón (alguna vez os hemos hablado de sus propiedades aislantes y resistentes y cómo podemos usarlo en la instalación de columnas hidromasaje, por ejemplo) justo donde va la tuerca que une válvula y tubería.

El flotador

En este caso tendríamos que desmontar este aparato, sustituirlo por uno del mismo modelo y regularlo bien. Esta última operación la realizaremos intentando doblar la varilla.

¿Has cambiado ya tu cisterna?

Imagen ilustrativa
Gracias a . SantiMB . por la imagen.

Cómo arreglar una cisterna sin pifiarla

Cómo arreglar la cisterna del WC

Es sencillo reparar una cisterna

Seguro que habéis presionado el botón de la cisterna en exceso o habéis intentado sacarlo del agujerito donde generalmente tiene que ir ubicado. El caso es que el WC empieza a emitir un sonido que no para y que es bastante estresante, y si cotilleamos un poco dentro de la cisterna veremos que hay un hilillo de agua que no deja de caer. Conclusión: tenemos una fuga en la cisterna.

En el post de hoy os vamos a explicar cómo arreglar una cisterna para salir del paso, aunque insistimos en que por muy manitas que seáis, os va a tocar llamar a un fontanero si no queréis que a la larga vuestras cisternas se estropeen porque alguien sin experiencia ni las herramientas adecuadas ha estado toqueteando el mecanismo. A continuación os contamos los tres problemas generales que se pueden presentar en una cisterna averiada.

Estado del flotador

Abrimos la tapa (no vamos a explicar cómo abrirla ya que cada WC es un mundo y para esto tampoco hace falta ser el fontanero número 1 del sector) y nos fijaremos en cómo se encuentra el flotador. A veces sucede que el flotador está mal enroscado y que es necesario apretar el tornillo que lo sujeta.

Una zapata antigua

Vaciado de la cisterna

Cuando el paso anterior falla, es decir, cuando vemos que el flotador está bien sujeto, pasamos a realizar otra prueba. Cerramos la llave de paso del inodoro (no la general) y vaciamos la cisterna.

Retirada de la válvula de entrada de agua y cambio de zapata

Se trata del artilugio que hay dentro de la cisterna y que está formado por un brazo y un flotador. Desenroscamos la tuerca de plástico que hay encima de la válvula y quitamos la zapata.

Puede que sea que la zapata está vieja y que por eso se estén dando las fugas. En este caso se tiene que cambiar la zapata y hacer una prueba tirando de la cadena, para asegurarnos de que está todo correctamente.

Válvula de salida estropeada

Se desmonta la válvula de salida, ¿cómo? La giramos completamente y luego retiramos el pistón. Vemos que debajo cuenta con una zapata de goma, que es la que abre siempre el paso del agua al inodoro. Desenroscamos la tuerca que la sujeta y la cambiamos por una nueva, como en el caso anterior, pero recordemos que se trata de la válvula de salida, no la de entrada.

De todos modos, para evitar que tengáis que toquetear y hurgar en vuestras cisternas sin la experiencia y las herramientas necesarias, recomendamos una revisión periódica de todos estos elementos con el fin de evitar averías.

¿Sigues todos estos pasos para arreglar la cisterna?

Imagen ilustrativa
Gracias a . SantiMB . por la imagen.